close
Claves para designar a los beneficiarios de un seguro de vida

Tener un seguro de vida es una forma eficaz de velar por los intereses económicos de nuestros seres queridos en caso de fallecimiento prematuro. Sí, es cierto, a nadie le gusta pensar en esto, pero ninguno estamos libres de sufrir una enfermedad o un accidente que nos deje fuera de juego.

Además de solucionar los problemas económicos futuros de los familiares y otras personas dependientes o semidependientes, la indemnización de un seguro de vida también supone una ayuda para afrontar los gastos derivados del impuesto de sucesiones y donaciones (cuántos hay que tienen que renunciar a la herencia por no poder pagar el impuesto) e incluso para garantizar los gastos del entierro (si el fallecido en cuestión no cuenta con seguro de decesos). Ahora bien, ¿cómo se designan los beneficiarios de un seguro de vida? A esta y a otras preguntas relacionadas respondemos a continuación.

Quién puede ser beneficiario de un seguro de vida

Cuando una persona contrata un seguro de vida para caso de muerte puede designar a la persona o personas que desea que reciban la cantidad asegurada en caso de siniestro, es decir, de fallecimiento. En el caso concreto de la designación de beneficiarios para caso de muerte, es importante saber que el asegurado puede designar a quien desee como beneficiario, independientemente de su relación de parentesco o de su condición de heredero.

Cómo se designa a los beneficiarios de un seguro de vida

Los beneficiarios de un seguro de vida pueden ser designados por el asegurado de forma expresa o de forma genérica. Cuando el asegurado designa a los beneficiarios con nombres y apellidos, dicha designación es una designación expresa. Cuando el asegurado no hace la designación expresa, refiriéndose a las personas concretas a quienes deja como beneficiarios de su seguro de vida, sino que sólo indica su parentesco, está haciendo una designación genérica de beneficiarios.

También es posible que el asegurado no designe beneficiarios, ni expresa ni genéricamente. En este caso, la aseguradora aplicará el orden de prelación establecido en la póliza (que debe haber aceptado el asegurado al firmar el contrato). Este orden, el primer beneficiario sería el cónyuge superviviente. Si faltase, los beneficiarios serían los hijos supervivientes del asegurado a partes iguales. En caso de no haber hijos o de que estos no estuvieran vivos, los beneficiarios serían  los padres supervivientes del asegurado (a partes iguales si vivieran los dos). En caso de que los padres no vivan y no haya ni cónyuge ni hijos supervivientes, los beneficiarios serían los herederos legales del asegurado.

Consideraciones sobre los beneficiarios

Si el beneficiario que se designa de manera genérica es el/la cónyuge, se considerará como tal a quien tenga esa condición en el momento del fallecimiento del asegurado, no  el/la cónyuge que tuviera el asegurado en el momento de contratar el seguro de vida. Es importante destacar que dicha relación debe estar sostenida legalmente (matrimonio o pareja de hecho). Es más, si la pareja estaba separada pero no divorciada, el superviviente podrá reclamar la indemnización con todo derecho, incluso si el fallecido convivía con otra persona.

Por otra parte, se entiende que si el asegurado nombra herederos a sus hijos de forma genérica, todos los hijos del asegurado que tengan derecho a herencia, tanto naturales como adoptivos,  serán considerados beneficiarios del seguro de vida. En todos los casos, si hay varios beneficiarios, la indemnización se repartiría a partes iguales entre todos. Si son los herederos quienes reciben la indemnización por fallecimiento del asegurado, esta se repartirá en función de la cuota hereditaria de cada uno, a no ser que se pacte algo diferente.

Cambio de beneficiarios del seguro de vida

Cabe destacar que en cualquier momento el asegurado puede modificar la designación de beneficiario o beneficiarios de su seguro de vida mientras la póliza esté en vigor. Para cambiar los beneficiarios del seguro de vida se puede comunicar de formas escrita a la aseguradora o al mediador de seguros, o indicarlo en el testamento de forma expresa.

Coberturas complementarias

En caso de que en el seguro de vida se contrate alguna cobertura adicional, como invalidez permanente absoluta, incapacidad total permanente y/o enfermedad grave, el beneficiario será el propio asegurado.

Beneficiarios de seguros de vida e impuestos

A la hora de cobrar la indemnización de un seguro de vida no hay que olvidar que hay que pagar impuestos. Pero no pagan lo mismo unos que otros. Esto depende de la relación del asegurado con el beneficiario y, en el caso de los hijos, de la edad de estos. Los que menos impuestos tienen que pagar en caso de recibir una indemnización de un seguro de vida son el cónyuge y los hijos cuando el tomador y asegurado es su espos@ o padre/madre.  Si los hijos tienen menos de 21 años pagarán menos aún.

Juan Betés Novoa, Director General de Puntoseguro.com.

Descubre la oferta Doiser de Puntoseguro.com y obtén un interesante descuento en el seguro de vida que contrates a través de su comparador de seguros.

Tags : puntoseguro.comseguros de vida

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR