close
Idecolor, cartas de colores

Pocas cosas existen en nuestro entorno y en nuestro día a día – que además nos despierten tantas emociones, como el color. Tanto a nivel personal como, alguno de nosotros, a nivel profesional sentimos la necesidad de elegir correctamente el color que nos rodeará en cada momento. Desde las paredes de nuestra casa, hasta la ropa que nos ponemos cada mañana, el coche en el que nos desplazamos, o el acabado final en nuestros diseños y proyectos, a nivel laboral, el color es un elemento que nos rodea y que nos transmite emociones.

Acertar con el color, sí, pero… ¿dónde lo elijo?

Acertar con el color es pues, clave para nuestras sensaciones, para estar a gusto en nuestro hábitat o para tener éxito como profesional. De ahí la importancia de elegir bien, combinar mejor, y especificar correctamente. Para ello es necesario trabajar con una plataforma consistente y que el mundo real entienda. Cierto es que cada sector trabaja el color de una forma, siendo este un problema para quien trabaja con varios de ellos, como el diseñador o el arquitecto. Este es uno de los motivos por los que se recomienda trabajar con una carta de colores que aglutine todos ellos.

Son varias las cartas que existen en el mercado, por citar las más conocidas Pantone, Ral y NCS, todas ellas muy útiles en según qué sector nos movamos. La primera, la americana Pantone es la más conocida por dos motivos: por ser la primera en llegar, y por el potente marketing que llevan a cabo. Siendo muy utilizada en todos los campos del diseño, sólo se recomienda para el diseño gráfico o en procesos de impresión. Muchos de sus colores no son reproducibles físicamente en pintura, ni a nivel decorativo ni industrial, de ahí que no sea una carta para nada aconsejable de utilizar en obras y diseños.

La alemana Ral está muy extendida en fábricas de perfiles metálicos o carpinterías, debido a la comodidad que tiene el fabricante ciñéndose a su limitada oferta de colores (sólo 190, frente a los 2.000 de sus competidores); además, su gama de colores pastel es casi nula y resulta muy poco práctica en la decoración.

Finalmente, la sueca NCS (Natural Colour System) que fue desarrollada por el Instituto Escandinavo del Color es líder en todos los ámbitos de la decoración, y además en nuestro país es la Norma Española del Color desde 1994 (UNE 48103 por AENOR). Por 3 simples motivos: es un estándar en el sector de la pintura (toda fábrica de pinturas en España trabaja con ella), por su gama cromática (1950 colores, con gran diversidad de tonos pastel a elegir) y por ser un sistema de notación de colores (se le da un código intuitivo a cada color que facilita su lectura, combinación y especificación).

Proyecto vs Realidad.

Uno de los caballos de batalla del profesional es conseguir que el color especificado en un proyecto sea el mismo que finalmente es aplicado en obra o diseño. Para ello es necesario elegir un color que sea aplicable y, en el caso de la decoración, se aconseja elegir un color de una de las cartas de colores que el pintor pueda reproducir en pintura.

Aquí entra en escena de nuevo la carta Pantone, erróneamente muy extendida pero con una gama cromática no conseguible (en muchos casos) en pintura por temas de pigmentos, cuyo interés es nulo en el sector de la pintura y para nada recomendable trabajar en proyectos. En este caso, si se especifica un color Pantone el pintor acabará buscando su equivalencia en una de las cartas estándares (NCS, Ral, Nova, etc.) o corporativas con las que trabaje. Con una carta que pertenezca a una fábrica de pintura nos estamos obligando a comprar el material a esta empresa, sin embargo con las cartas estándares podríamos acudir a cualquier centro de distribución, eligiendo por conveniencia de condiciones, precio, distancia, entrega, etc. con toda la libertad que esto nos otorga.

Son algunos de los factores que recomiendan trabajar directamente con una de estas dos cartas de colores, NCS o Ral, y evitar disgustos y sobrecostes de última hora una vez en la obra. Aquí ya, para gustos colores (guiño guiño), aunque son evidentes las diferencias entre una carta y otra, en el número de colores que ofrecen y en su variedad cromática, y en la facilidad de combinación a la hora de crear gamas armónicas.

Por todo esto, la carta NCS se erige como la plataforma de color más sólida y completa del mercado, aportando una importante serie de ventajas al profesional en su labor, y garantizando además que el color elegido sea el color aplicado.

Darío Arévalo, Business Line Manager @Idecolor, Miembro del Color Marketing Group.

Entra en el universo de Idecolor y descubre la gran variedad de cartas de colores que tienen para pintar. Y ahora con la oferta Doiserescoge la carta de colores NCS que mejor te vaya y disfruta de un interesante descuento.

Tags : cartas de colorescolorIdecolorNCSPantoneRal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR