close
secure&it_seguridad_informatica

Los jóvenes de hoy en día han crecido en la Red. Se han acostumbrado desde pequeños a tener un dispositivo a partir del cual acceder a todo tipo de contenidos y su necesidad de información ha aumentado de forma exponencial. Son los llamados nativos digitales, personas que fundamentan sus relaciones personales y laborales en la web.

El problema aparece cuando acceden a todos esos datos sin tomar precauciones. Enseñarles a moverse por la Red de forma segura debe convertirse en una tarea compartida entre los profesores y los padres (o tutores). Pero, al mismo tiempo, son los propios jóvenes los que tienen que comprometerse a poner en práctica los buenos hábitos que se les inculcan.

El estudio “Seguridad infantil y costumbres de los menores en Internet”, elaborado por ACPI-Protégeles para el Defensor del Menor, refleja que un 54% de los menores no ha recibido formación alguna sobre las normas básicas de seguridad. Señala también que alrededor de un 85% de los adolescentes que navega por la Red lo hace desde dispositivos que no cuentan con sistemas de filtrado de contenidos (esto provoca que puedan acceder con mayor facilidad a información no apta para ellos).

Las herramientas de control parental no son métodos infalibles, pero es necesario que se instalen en los equipos como complemento a la revisión por parte de los adultos. Hay que tener especial cuidado con las tablets y los smartphones, ya que, según el Instituto Psicológico Desconecta, un 21,3% de los adolescentes españoles son adictos a la red y más del 98% de los preadolescentes (menores de entre 10 y 14 años) tiene móvil propio de última generación.

Desde INCIBE (Instituto Nacional de Ciberseguridad) recomiendan a los padres que, sin invadir la intimidad del menor, le acompañen en la navegación cuando sea posible –actualmente, solo un 15% de los progenitores pone en práctica este consejo–. A la vez, tienen que fomentar que haya una comunicación fluida entre ambas partes para que, en caso de que el menor tenga un problema, exista la confianza suficiente para que se lo comunique a un adulto.

El objetivo no debe ser inocular miedo a los jóvenes, eso no les ayudará a usar mejor Internet; se trata de otorgarles las herramientas y conocimientos adecuados para que ellos mismos conozcan los riesgos que puede suponer, por ejemplo, pasar fotografías y vídeos íntimos a otros usuarios. Al igual que los padres prestan atención a las amistades de sus hijos en la vida real, es importante que hagan lo mismo en el mundo digital.

Es positivo, además, crear una cuenta de usuario limitada y controlar su tiempo de conexión (así se evitará que aparezcan conductas nocivas, como ansiedad o irritación).

En definitiva, los padres deben ser conscientes de la necesidad de aplicar las medidas preventivas para que sus hijos hagan un uso correcto de Internet. Además, tienen que estar preparados para reconocer los síntomas derivados del abuso (aislamiento social o cansancio continuo, entre otros) y actuar contra ellos.

Francisco Valencia, CEO de Secure&IT

Y si quieres saber más, descubre las ofertas y descuentos Doiser de Secure&IT y cuenta con una auditoría informática para tu empresa.

 

Tags : ACPI-Protégeles para el Defensor del MenorInstituto Psicológico DesconectaSecure&ITseguridad informatica

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR