close
La AEAT demoniza los aplazamientos de impuestos.

La reciente normativa aprobada por el Gobierno con el titulo de medidas antifraude, casi de tapadillo y en periodo de regalos y fiestas navideñas, se acaba de cargar de un plumazo la posibilidad de aplazar deudas tributarias para el común de empresas y autónomos, y lo peor es que lo ha hecho sin tan siquiera un periodo transitorio y con la máxima retroactividad posible, aplicable ahora ya en el cierre del 4 trimestre del ejercicio fiscal, a pesar de haberse aprobado en diciembre.

Cabe hablar de práctica extinción de los aplazamientos ya que no podrán aplazar:

  • Las retenciones IRPF ya eran inaplazables de facto, al tratarse de impuestos retenidos a los empleados de la empresa o terceros o profesionales.
  • En el caso del IVA para que hacienda estudie el aplazamiento deberá probarse que no se ha cobrado el impuesto. En caso de no prueba o inexistencia de motivos para aplazar no olvidemos que hacienda recargará la deuda con hasta un 20% de recargo de apremio.
  • Los pagos fraccionados devienen inaplazables y cualquier otro tributo a que venga obligado al pago la entidad obligada a presentar pagos aplazados. Sobre este punto solo encontramos la justificación del estado de la tesorería del Estado puede explicar esta medida que hace inaplazable cualquier impuesto para estas empresas, sea cual sea su situación de tesorería.

Cabe resaltar una vez más que, si no hay nuevo cambio de criterio,  las solicitudes deben ser inadmitidas, ello quiere decir que no es a criterio de los funcionarios de recaudación, sino que de un modo totalmente objetivo se inadmiten y se aplican los recargos de apremio de hasta el 20% de la deuda.

No cabe duda que esta nueva normativa, que no sabemos cuanto va a durar, pero que parece va a quedarse, convierte en prácticamente imposibles los aplazamientos y va a suponer una nueva dificultad financiera para las pymes y los autónomos.

Al cierre de esta información, ante la gravedad y el cambio de rumbo del criterio de la AEAT, no olvidemos que hasta hace poco el criterio era conceder los aplazamientos en tanto en cuanto la globalidad de la deuda de la empresa o autónomo no excediera de 30.000 eur, se espera que la AEAT se pronuncie y clarifique si el criterio va a ser el de aplicar esta normativa que solo parece beneficiar a los Bancos, que por cierto ya se dieron prisa en montar productos para aplazar el pago de impuestos.

Cobra por tanto especial importancia la elaboración de los impuestos con arreglo a lo exigido en la norma fiscal y el análisis financiero de las cantidades facturadas para no incurrir en recargos que probablemente liquidarían de un plumazo el margen económico de las operaciones de la empresa.

Juan Navarro, socio de ASLE.
Confía en los asesores de ASLE para hacer crecer tu negocio con los consejos y gestiones de un equipo altamente cualificado tanto en la gestión económica, laboral y fiscal. Y ahora con la oferta Doiser, podrás disfrutar de un servicio personalizado de consultoría empresarial con el que sacarás oro de su asesoramiento.

 

 

Tags : AEATconsultoría empresarialimpuestos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR