close
Secure&IT,prevención de delitos

Imagina que eres dueño de la empresa X. Una pequeña sociedad en la que varios trabajadores han cometido una estafa y se han apropiado de un dinero que, directa o indirectamente, ha generado un beneficio a tu empresa. Puede que no lo sepas, pero las personas jurídicas también son objeto de responsabilidad penal. En el caso de la empresa X, esto supondría –probablemente– una multa, además de la clausura y cierre del local por un tiempo determinado.

Protocolos para una buena prevención de delitos

Para evitar este tipo de problemas, la Fiscalía General del Estado (en la Circular 1/2016) ha determinado cuáles tienen que ser los elementos de un sistema eficaz de prevención del delito. Además, establece que el cumplimiento y funcionamiento de ese sistema recae en un órgano autónomo (dentro de la empresa), con poderes de iniciativa y control. Así, en caso de que los autores del delito lo hayan hecho evitando fraudulentamente los modelos de organización y prevención, la responsabilidad no recaerá en la empresa.

Qué pasos deben seguir las empresas para implantar un sistema de prevención de delito

  1. La dirección debe adquirir el compromiso con la prevención del delito y, por tanto, tendrá que nombrar a un responsable del sistema de gestión de prevención.
  2. Identificar la legislación aplicable y la tipificación de delitos de los que pueda ser responsable la empresa.
  3. Identificar las actividades de la empresa en cuyo ámbito puedan ser cometidos delitos que deben ser prevenidos.
  4. Análisis de los riesgos penales a los que se puede enfrentar la sociedad.
  5. En base a ese análisis, diseñar un Sistema de Gestión para la Prevención del Delito (SGPD).
  6. Implantar procesos y procedimientos que permitan a la sociedad fiscalizar las actuaciones de empleados y cargos directivos. Por ejemplo, establecer un procedimiento de compras claro, que evite el tráfico de influencias, estafas, etc.
  7. Establecer un código de conducta para que, en caso de infringirse los procedimientos de control implantados, se impongan sanciones a los infractores.
  8. Establecer un canal de denuncias. De esta forma, empleados, proveedores o cualquier otro tercero podrá poner en conocimiento del responsable del SGPD conductas indebidas o no permitidas. En todo caso, este canal de denuncias deberá transmitir confianza a los denunciantes garantizando, entre otros aspectos, su confidencialidad.
  9. Una vez implantados los procesos, se deberá auditar la eficacia y la eficiencia del SGPD de manera regular y sistemática.
  10. Implantar las mejoras derivadas de las medidas y métricas del SGPD, así como de los resultados de las auditorías.

 

Francisco Valencia, Director General de Secure&IT

Disfruta de la oferta Doiser de Secure&IT y contrata una auditoría de seguridad informática adaptada al tamaño de tu empresa.

Tags : prevención de delitosSecure&IT

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR