close
anta consulting, emprendedor, emprender, asesoramiento fiscal, asesoramiento laboral

Tan antiguo como actual. Aunque parece incompatible poder disfrutar de ambos calificativos, el hecho es que ganarse la vida por uno mismo ejerciendo una actividad profesional o con su propio negocio es un concepto tan básico que ha perdurado como tal a lo largo de los siglos, obviamente adaptándose a los nuevos tiempos, a la aparición de las nuevas corrientes y sistemas económicos.

Desde Anta Consulting queremos resumiros en cinco cuestiones básicas lo que se puede entender por emprender y por emprendedor, utilizando la teoría periodística de las cinco “W”: Qué, Cuándo, Cómo, Dónde y Por qué, aunque en esta última nos hemos decantado por la variante: Por qué…no, para desmontar algunos mitos que persiguen a los emprendedores y que no siempre se cumplen de forma obligatoria.

¿Qué es emprender?

Técnicamente, se puede definir el concepto emprender como a la acción o decisión de  organizar y operar una o varias empresas, asumiendo cierto riesgo financiero en el emprendimiento. Coloquialmente, emprender es trabajar por uno mismo, montando un negocio o creando una empresa de la que es responsable.

Más allá de su etimología o evolución semántica, cuando hoy día hablamos de emprendedor (persona que emprende) nos referimos a un individuo con iniciativa, inquietud y capacidad para desarrollar una actividad profesional o un trabajo concreto por sí mismo, asumiendo unos riesgos económicos y convirtiéndose en responsable directo de su actividad, de la organización de la misma y los resultados obtenidos, lo que condiciona en última instancia su viabilidad y perdurabilidad en el tiempo.

¿Cómo emprender?

Creer en uno mismo, tener ilusión y perseverancia son actitudes y características esenciales para lanzarse a una aventura empresarial. Pero, y por supuesto, sin capital que nos permita hacer una mínima inversión nuestra idea difícilmente podrá materializarse o, en su defecto, tendrá fecha de caducidad…y posiblemente casi inmediata. Para poder lograr financiación, problema no menor en estos tiempos que corren, aquí tienes fórmulas alternativas:

Crowdfunding o micromecenazgo: Una opción muy recurrente para los pequeños emprendedores. Se trata de un modelo de recaudación de capital que, sin intermediarios, permite a  emprendedores conseguir el dinero para sacar adelante sus proyectos a través de la financiación mancomunada de pequeños prestamistas independientes.

Venture Capital: Es una rama del capital riesgo que se enfoca en etapas tempranas de negocio.

Créditos Online: Otra de las opciones son los préstamos online. Se trata de la cesión de dinero por parte de entidades prestamistas que trabajan fuera de la banca y que, a cambio de unos intereses, ofrecen liquidez a los emprendedores.

Business Angels o apadrinamiento de proyectos: Inversores aportan capital, experiencia y contactos a los emprendedores con la intención de obtener una ganancia futura. La inversión oscila entre los 25.000 y los 250.000 euros que se inyectan en empresas en fase de desarrollo o expansión.

Desde luego las opciones son variadas y las inversiones no tienen nada que ver con las de hace tan sólo uno años. Recuerda que lo importante es que te puedas dedicar a tu idea de negocio y que aspectos necesarios como tener presencia digital o todos los aspectos de contabilidad e impuestos es mejor que lo delegues en una Agencia de marketing digital y una asesoría fiscal.

Anta Consulting.

Recuerda que puedes disfrutar de la oferta Doiser de Anta Consulting con la que tendrás 2 meses de Asesoramiento laboral y fiscal gratuitos.

Tags : anta consultingemprendedor

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR