close
EmpresaTecnología

Seguridad de la información: trabajar en un entorno seguro para proteger el valor del negocio

article HISS nov

El porcentaje de empresas que operan a través de internet ha ido en aumento en los últimos años: empresas con ordenadores conectados a Internet, empresas con página Web propia o empresas que realizan comercio electrónico, no hacen más que crecer.

En un primer momento podríamos pensar que éstas son las empresas que deben estar preocupadas por la seguridad informática. Y esto es un error. Como explicaremos en próximos artículos, Internet puede ser el “infierno” lleno de virus y hackers y demás fauna…, pero los mayores riesgos residen en el interior de las propias organizaciones empresariales.

Actualmente, prácticamente el 100% de las empresas de todos los sectores económicos, grandes, medianas y pequeñas, precisan de una estructura informática para su existencia. Una estructura capaz de facilitar la gestión de la organización, simplificar el trabajo, posibilitar la comunicación entre sus diferentes partes o delegaciones, y aumentar así la productividad y eficiencia. En definitiva, la información, que no sólo la informática, se ha convertido en la sangre de las empresas. Sangre que, igual que en el cuerpo humano, puede ser “alterada/contaminada”. Dicho de otra manera, la información es uno de los activos más críticos de las compañías.

A raíz de los avances tecnológicos y la importancia de las telecomunicaciones en el mundo globalizado, y el nivel de amenazas hoy existente, es de vital importancia procurar la confidencialidad, integridad y disponibilidad de la información.

Esta idea ha calado ya en muchos de los gerentes y empresarios de hoy en día, que tienen el convencimiento de necesitar un nivel de seguridad informática real de las plataformas tecnológicas de sus empresas, seguridad que salvaguarde su información y, por tanto, proteger sus activos, conocimiento, imagen, credibilidad y, directa o indirectamente, su dinero.

Una explicación sencilla del trabajo que HISS realiza es compararla con la medicina preventiva. Una cara de esta es el screening o cribado poblacional, que intenta detectar una enfermedad grave en su fase inicial o precoz, que generalmente es en ese momento asintomática, con el objetivo de reducir la tasa de mortalidad. Por ejemplo, la realización de una analítica para evaluar el nivel de colesterol en sangre. Sabemos que la hipercolesterolemia es un factor importante en la aparición del infarto de miocardio ya que se acumula en las paredes de las arterias coronarias. HISS hace lo mismo en su trabajo: realiza unos controles (auditorías) que chequean los sistemas informáticos, determinando el nivel de riesgo (vulnerabilidades) de los mismos. En sí mismos, igual que el conocimiento de que tenemos un colesterol elevado a partir de la analítica realizada, no significa que ya estemos curados. Pero sí estaremos en disposición de tomar las decisiones de qué hacer: pasear, controlar nuestra dieta… (para nosotros, Plan de Actuación), o seguir igual, asumiendo el riesgo que eso conlleva, el infarto de miocardio por un lado, o la penetración de nuestros sistemas informáticos por otro.

Sin olvidar que, como decía Eugene Spafford, “el único sistema totalmente seguro es aquel que está apagado, desconectado, guardado en una caja fuerte de titanio, encerrado en un bunker de hormigón, rodeado por gas venenoso y cuidado por guardias muy armados y muy bien pagados. Y, aún así, no apostaría mi vida por él”.

 Javier López – CEO de HISS

HISS, expertos en seguridad informática, es proveedor Doiser y podrás disfrutar de un descuento en todos sus servicios.

 

Tags : Hissseguridad informatica

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR